¿Por qué en patinete?

Moverse por la ciudad en patinete tiene muchas ventajas… y también algunos inconvenientes. Está claro que el patinete no es un vehículo tan rápido como pueden serlo la bicicleta, el coche o la moto, ni permite cubrir distancias tan largas como con estos (a no ser que seas Fernando Zendrera). Sin embargo, si sigues leyendo descubrirás los motivos por los que cada día más mujeres y hombres eligen este ‘pequeño artefacto’ como su medio de transporte habitual.

Lo que nos gusta :)

Aunque en el mercado existen distintos tipos de patinetes, nos centraremos en los patinetes con ruedas duras de poliuretano, nuestros preferidos por su tamaño compacto, peso ligero, precio asequible y por no necesitar casi mantenimiento. Estas son las ventajas:

  • Súbete y patina. Montar en patinete es bastante sencillo y, a diferencia de lo que ocurre con el skateboard o los patines en línea, no requiere de gran habilidad ni de un equilibrio extraordinario. Si sabes montar en bici, ya puedes subirte a un patinete.
  • Viste como quieras. Con ropa de calle o ropa deportiva. En tejanos, pantalón corto, falda, chándal o con traje y corbata. Puedes vestir como quieras, sin preocuparte por mancharte el pantalón de grasa.
  • Compacto y plegable. Sin duda, la mayor ventaja del patinete sobre otros vehículos es su tamaño compacto. Y la segunda mayor ventaja es… su tamaño todavía más compacto cuando está plegado.
  • Apárcalo dentro. ¿Cansado de dar vueltas buscando aparcamiento? Dejar el patinete atado en la calle no es lo más recomendable, mejor apárcalo dentro. En principio, no deberías de tener problema para acceder a tiendas, supermercados y centros comerciales. Eso sí, camina con el patinete a un lado, nunca montado en él. En cafeterías y restaurantes pregunta al entrar, quizás lo puedas dejar a un lado de tu mesa o en la zona reservada para los carritos de los bebés. En el trabajo guárdalo bajo tu escritorio y en casa, nosotros los dejamos aparcados en el recibidor.
Patinetes Oxelo Town 9, 7 XL Susp y Hudora Bold Wheel aparcados en el recibidor de casa
Tres patinetes aparcados en el recibidor de casa
  • Peso ligero. Un patinete compacto pesa unos 5 o 6 kg. No importa que el edificio donde vives no tenga ascensor, lo podrás cargar con una sola mano para subir y bajar las escaleras. Tampoco tendrás problema en las escaleras de acceso al metro o al subir y bajar del autobús.
Entrando al ascensor con los patinetes para adultos Oxelo Town 9 EF y Town 7 XL Susp
Entrando al ascensor con dos patinetes
  • Solo o combinado. Su tamaño y peso reducidos lo convierten en el vehículo perfecto para combinar con el transporte público: autobuses, metro o tren. Otra opción es llevarlo en el maletero del coche para cuando aparques lejos de tu destino. En tus vacaciones, el patinete es estupendo para visitar otras ciudades o recorrer el lugar donde sueles veranear. No importa si viajas en coche, tren, autobús o incluso en avión. Por descontado también lo puedes usar solo, sin combinar con otros medios de transporte, cuando la distancia a recorrer sea de unos pocos kilómetros.
Acceso al transporte público con el patinete para adultos Oxelo Town 7 XL Susp
Acceso al transporte público con un patinete
  • Precio asequible. En comparación con otros vehículos los patinetes compactos tienen un precio bastante asequible, encontrándose modelos básicos a partir de 80 €. Suponiendo que te ahorres dos viajes de metro o autobús al día, de ida y vuelta a la uni o al tajo, el patinete ‘se paga solo’ en dos meses.
  • Mantenimiento superreducido. Olvídate de inflar neumáticos, reparar pinchazos, engrasar cadenas y de ajustar frenos y complejos cambios de marchas. El mantenimiento de un patinete con ruedas duras consiste en revisar de vez en cuando que no se haya aflojado ningún tornillo y, si no haces un uso muy intensivo, cambiar las ruedas cada tres o cuatro años. Por unos 30 € puedes comprar un par de ruedas nuevas y cambiarlas tú mismo con una simple llave Allen.
  • Ejercicio saludable. Una postura de conducción cómoda, con el cuerpo ligeramente inclinado hacia adelante pero manteniendo la espalda recta, sumado a la ausencia de sillín, harán que el ejercicio no te pase factura con dolores de espalda y molestias en zonas sensibles. Mejora tu condición física, fortalece los músculos de las piernas, la espalda y ejercita tus descuidadas cadera y cintura. De hecho, muchos esquiadores de fondo complementan su entrenamiento con los patinetes de rueda grande —en inglés kick bikes o foot bikes— por su similitud con este deporte.
  • Cero emisiones. Vivir en una ciudad con el aire puro, las calles limpias y sin el ruido del tráfico motorizado es un objetivo fácilmente alcanzable. El patinete se mueve con tu propia energía, todo lo que necesitas es un buen desayuno.
  • ¡Rápido y divertido! Las ruedas duras de poliuretano tienen una resistencia de rodadura muy baja. Con cada impulso, si la superficie sobre la que patinas es suficientemente lisa, recorrerás una gran distancia y podrás desplazarte hasta tres veces más rápido que a pie. Además del ahorro de tiempo, ir en patinete es muy divertido y permite contemplar la ciudad desde un punto de vista distinto. Pásatelo bien sobre el patinete, ¡a partir de ahora la vida te irá sobre ruedas!

Lo que no nos gusta tanto :(

Como en la vida, no todo es perfecto y los patinetes no son una excepción. Aunque los patinetes con neumáticos no tienen algunos de los inconvenientes que veremos a continuación, para ser coherentes nos seguiremos fijando en los patinetes con ruedas duras de poliuretano. Estas son las desventajas:

  • Malas vibraciones. Las ruedas de poliuretano son duras y si el pavimento de la calle o la acera no son suficientemente lisos, sentirás todas las pequeñas irregularidades en forma de vibraciones, lo cual puede resultar bastante incómodo. Aunque algunos modelos incorporan suspensiones y elementos de goma para reducir las vibraciones, un patinete con ruedas duras nunca será tan cómodo como un vehículo con neumáticos.
  • Ruedas resbaladizas. Las ruedas de poliuretano no tienen buena adherencia sobre superficies húmedas o mojadas, por lo que desaconsejamos totalmente patinar cuando llueva. En caso de que te sorprenda la lluvia, mejor bájate del patinete y ve andando. Si aún así decides patinar bajo la lluvia, circula despacio y con mucho cuidado para evitar resbalar y caer al suelo. Los pasos de peatones y demás señales de tráfico pintadas sobre el pavimento, así como las superficies muy lisas y las típicas aceras de loseta, se vuelven extremadamente resbaladizas en cuanto caen cuatro gotas.
  • Puede resultar peligroso. Dado que las ruedas de un patinete compacto son relativamente pequeñas, debes prestar especial atención a resaltos, baches, escalones, rendijas, grietas, así como a cualquier ‘pequeño obstáculo’ que encuentres en tu camino: si vas rápido y pierdes el control de la rueda delantera, podrías caer al suelo de cabeza y resultar gravemente herido. Ponte el casco y conduce con precaución, sin distracciones, a una velocidad adecuada al entorno y respetando la prioridad de los peatones y las normas de circulación.
Semillas de árbol ante el patinete para adultos Oxelo Town 9 EF 2015 Titane
Las semillas de los árboles son un ‘pequeño obstáculo’ muy peligroso
  • No te canses. En las subidas te cansarás e incluso llegarás a sudar, lo cual no gusta a todo el mundo. Si la pendiente es muy pronunciada, puedes bajarte del patinete y caminar un rato hasta que te recuperes o llegues arriba de la subida. En cualquier caso, acuérdate de ir alternando los pies con frecuencia: curiosamente el pie de apoyo sufre más fatiga que el pie con el que te impulsas. Como último consejo, adapta el ritmo a tu condición física y tómatelo con calma. Cuando se va en patinete, a veces uno tiene la sensación de que no avanza muy rápido, aunque en realidad vaya a buena velocidad.

Muévete por la ciudad en patinete. ¡Es rápido y divertido!